La Catedral

Posted by on March 29, 2015 6:35 pm | Comments Off on La Catedral

Un hombre paseaba por una calle cuando de pronto fijó su atención en varios grupos de obreros que trabajaban en una construcción. Parecían estar levantando varios muros.

El primer grupo se veía trabajar sin ganas, de mala cara. Cada quien estaba haciendo las cosas por su lado. Se acercó a ellos y les preguntó:

– Buenos días… ¿Qué están haciendo?

Mientras el resto del grupo lo ignoraba, uno de los hombres le contestó con pesadumbre y de mal humor:

– ¿No lo ve…? ¡¡Estamos colocando un ladrillo sobre otro!!

Obviamente, el muro estaba quedando irregular y ladeado.

Entonces el hombre decidió acercarse al segundo grupo. Estos parecían más animados, haciendo su trabajo con mayor dedicación. Volvió a preguntar:

– Buenos días… ¿Qué están haciendo?

La respuesta tuvo un mejor tono.

– Estamos construyendo una pared para una edificación. Nos parece que está quedando bastante bien.

Efectivamente, el muro tenía mejor aspecto que el anterior, se veía bastante derecho.

De tal manera que el hombre se dirigió al tercer grupo. Los obreros se veían con muy buena cara, trabajaban con precisión y cuidado. Sus rostros eran alegres. Se notaba que constituían un gran equipo. Se sentía vida en cada uno de ellos.

Se acercó y les preguntó:

– Buenos días… ¿Qué están haciendo?

Con entusiasmo evidente, casi todos se apresuraron a responderle:

– Estamos construyendo uno de los muros de una maravillosa catedral que permanecerá aquí recibiendo millones de feligreses ¡durante muchos siglos!


En la vida se pueden tener muchas aptitudes. Estas no son difíciles de aprender. Habilidades, destrezas, conocimientos se adquieren con el tiempo en cualquier parte.

Pero lo que realmente diferencia a unas personas de otras es su actitud.

Nuestra disposición mental y espiritual, la manera como estamos abiertos a conectarnos con nosotros mismos, con los demás y con aquellas cosas que conforman nuestras vidas, es lo que al final provoca en cualquiera de nosotros resultados distintos y… ¡exitosos!